Choque

Cuando el tiempo verbal pasa al pretérito.

Cuando las mejillas salinas se secan.

Cuando los agujeros del pecho se tapan.

Cuando en la memoria, el recuerdo de aquella tarde en el sofá empieza a empañar la discusión que la precedió.

Se produce una vuelta de campana a la razón; 

que se chocó con la soledad.

Y ahora no sé a cuál de las dos dejar ganar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s