Deshacerse

Él era diez pasos a la izquierda, 

y yo me empeñaba en dar siempre cinco a la derecha. 

Alterándole todo su eje, 

haciendo que perdiera el equilibrio.

Y mientras se angustiaba, 

por permanecer sobre esa fina cuerda que llamábamos nosotros,

la cordura y el sentido llamaban al más fuerte vendaval.

“Deshaced ese ‘nosotros’

y rehaceos a vosotros mismos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s